Cesta de la compra
0 productos
Prestejuanwww.prestejuan.com

Jacob Böhme. Aurora

JACOB BÖHME,  DE LA THEOSOPHÍA RENACENTISTA

 

Jacob Böhme, conocido como el “philosophus teotonicus” fue uno de los precursores de la “Theosophia” del Renacimiento, y junto a Paracelso son las figuras señeras del siglo XVII en los principados alemanes. Bien es cierto que la corriente europea de aquélla es muchísimo más amplia, sobre todo porque se enmarca en el periodo isabelino y la Reforma había tenido lugar con las consiguientes luchas que culminarán en la primera guerra fraticida entre europeos, la Guerra de los Treinta años, que dividió Europa hasta el Congreso de Viena de 1815.
J. Böhme nace a caballo entre los siglos XVI y XVII, cuando la Ecumene medieval se hallaba herida de muerte, y marca el arranque que dará lugar al racionalismo primero y a la Ilustración posteriormente.
Böhme, com Swedenworg un siglo después, representan la corriente de la theosophia por excelencia, uniendo elementos alquímicos y religiosos, enfrentándose a la ortodoxia católica en muchos temas, pero esencialmente en lo referente a la “creación” que estará ligada de manera muy importante al de la imaginación. Ya el tema de la imaginación creadora, corriente que arranca en las postrimerías del siglo XII con el sufismo, sobre todo de Ibn ‘Arabi, propugna una perspectiva diferente de la creación ex nihilo, dogma por antonomasia de la Iglesia católica.
La creación del mundo por Dios implica, según una corriente filosófica, que Dios es malo, puesto que el mal se halla por doquier, lo que contradice las capacidades divinas. De ahí que en el Islam dos de los nombres divinos sean el Rigor o la Determinación (Al- Mûqtadir) y la Misericordia (Ar-Rahman). Esta idea del mal en el propio Dios, produjo buena cantidad de obras dentro del ámbito filosófico, factor por el que la teología escolástica, en concreto la de Sto. Tomás la cercenó como sierva (ancilla) de la teología. No obstante la pugna entre ambas, teología y filosofía, continuó en efervescencia, y cuando llegó el Renacimiento, con el descubrimiento de los antiguos textos, griegos y latinos, comenzó una nueva interpretación del Mal, como algo inherente a la acción divina.
El Renacimiento marca el momento en que la filosofía hermética se redescubre y se mezcla con la propia teología, de ahí que Nicolás de Cusa, por ejemplo, entre otros replantée ideas acerca la sabiduría,…. Jacob Böhme está dentro de toda esta corriente, larga en representación y biografías, que a diferencia de los otros, no imputa el mal a la divinidad como algo extrínseco, sino que Dios es a la vez lo bueno y lo malo, pero previamente lo malo, y este es el punto fundamental en su visión teosófica. Esta doble polaridad de Dios solo puede entenderse dentro de una teología negativa (via negationis), de manera que Dios ya no crearía algo fuera de Sí mismo sino que participaría de toda la Creación y con ello el Mal o el Infierno. También Dios estaría en el Infierno, pero ello supone algo sumamente interesante, pues enlazaría con un autor de final del Medievo, Dante. En otras palabras, no se puede llegar al Cielo si antes no se pasa por el Infierno.
La theosophia parte de otra perspectiva que aquella inserta dentro de la teología católica, la capacidad creadora de la imaginación, ojo, Imaginatio vera y no phantasia, muy desarrollada en el sufismo persa, y del que Ibn Sina (Avicena latino) hace un desarrollo extensísimo en sus obra que le costará algunos disgustos, pero que es la línea de trabajo de una de las ramas del Sufismo (Tasawwuf). Por ejemplo en su Qâsida fî al-nâfs. Poema sobre el alma ; la Risâlat al Tayro Tratado sobre el Pájaro; As-Shifâ. Y dentro de esta obra el Kitâb al-Nâfs o Psicología,….. pero el tema de la imaginación es recurrente en su obra.
Aurora supone un nuevo enfoque, que trata de superar las barreras de una rígida lógica aristotélica, y bebe en las fuentes neoplatónicas, lo que supone una discurso en la línea de la mística plotiniana.
Pues bien, colgamos la Introducción a la obra, famosa dentro de los ámbitos académicos de filosofía, Aurora, en la que Böhme nos describe el primer libro de la Biblia, Génesis, a través de la Imaginatio Vera, y la topografía imaginalis de la estructura de los cielos y los días de la creación divina.

 

Archivos adjuntos:


Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aqui.

© Copyright Librería Prestejuan. Todos los derechos reservados.
Web site desarrollado por DMacroWeb mediante la herramienta DM Corporative