Cesta de la compra
0 productos
Prestejuanwww.prestejuan.com

Frankesten o el nuevo Prometeo

Hay hechos y obras que marcan pasos difíciles en los que un tipo de hombres ya no ven sentido en lo que han vivido. Esto ha ocurrido a lo largo de la historia. Tales hechos y obras no son meros actos sin sentido, conllevan uno nuclear, la necesidad de entender el por qué de las cosas.
Nuestra sociedad occidental es pionera en ese aspecto, porque elevó al rango primero a la capacidad de razonar.El hecho indiscutible del siglo XVIII es la atensión entre el racionalismo y el sentimiento humano. Su sentido, su existencia, su vacío, su nada. Justamente en estos tiempos afluyen a Europa los primeros textos hindúes de los Upanisad, que conocerá alguno de ellos.
Pero qué o quién era Frankstein, que se recreará con la malformación, con la anormalidad de los cuerpos, en definitiva con su sufrimiento? Los hombres sabían desde antiguo a través de los mitos que Prometeo, un Titán, robo el fuego divino y se lo entregó. Fue un tema central en las tragedias de Esquilo. Pero todo estaba dispuesto en un universo armónico, pues el yo, como sujeto no se había descubierto. Todo remitía a su principio. Era la garantía de la polis (ciudad). Luego bajo la Civitas Christiana. Habitaban en un cosmos que los acogía y alimentaba.
Esto saltará por los aires a partir del siglo XIX. La concepción cartesiana y las conquistas del Capital darán lugar a un hombre particular. El sujeto cognoscente elevado al Olimpo tendrá en sus manos la capacidad de hacer y deshacer, ha nacido el individualismo. Buena muestra es el Imperio británico que será la cabeza política a nivel mundial. El romántico será el revolucionario frente al estado burgués, representante de esa nueva forma de ver el mundo. Nace la división política entre partidos de derecha (burgueses) y de izquierda (románticos). Hoy la gran mayoría de la gente sigue viviendo en este imaginario del siglo XIX, hoy que el paradigma vuelve a rehacerse. De ahí que sea un momento de oro para todas las teorías conspiratorias, en realidad se halla en duda “la verdad de las cosas”.
Así pues, Frankenstein representa ese sujeto dividido. Será el cuerpo mutilado y diseccionado. Ya no es el ideal griego de la armonía de las formas, sino la desarmonía quien configure el deseo, en que M Shelley buscó el sentido. 

Freud, y todo el psicoanálisis,  estuvo influido por el sentir gótico intentando traducirlo a esquemas racionales. Su mundo es un ámbito de fantasmas, traumas, perversiones e incestos donde la imagen armónica de los hombres ha quebrado en la fuerza del deseo (líbido).
Ya lo declaró Nnietzsche de modo tajante: .  “Me parece importante desembarazarse del  todo, de la unidad, de cualquier fuerza una y absoluto; pues  no podríamos menos que tomarlo como instancia suprema y bautizarlo Dios. Se  tiene que volar en pedazos el todo; desaprender el respeto por el todo [...]”
¿Qué busca Victor Frankenstein? El sentido de su vida a través de sus pasiones, que le llevan a levantar el velo de la naturaleza. Su amor gótico persigue las diferentes caras de su yo, atormentado por el quebranto de su “unidad personal”   No quiero conducir su ardor y su entusiasmo hacia la desgracia y la irremediable destrucción. Aprenda pues, si no por mis consejos, al menos por mi ejemplo lo peligrosos que pueden resultar ciertos conocimientos” Y sobre todo cuando amenaza, ¡Maldito creador! Por qué tuviste que hacer un monstruo tan esapantoso del que incluso tú te apartaste horrorizado? Dios, en su misericordia, hizo al hombre hermoso y atractivo, a su propia imagen, pero mi figura es una cruel parodia de la tuya, mas horrorosa aún, por su mismo parecido. Ten cuidado, porque soy atrevido y por tanto poderoso. Vigilaré con la astucia de la serpiente y morderé con su veneno. Te arrepentirás del dolor que me has causado 

Archivos adjuntos:


Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aqui.

© Copyright Librería Prestejuan. Todos los derechos reservados.
Web site desarrollado por DMacroWeb mediante la herramienta DM Corporative